miércoles, 12 de septiembre de 2012

Espaguetis con albóndigas

¡Oh dios mío!

Qué perfección en un plato tan poco perfecto como lo es este. Poco perfecto porque es un plato realmente sencillo, desde mi punto de vista, pero tremendamente llamativo y muy rico.


La pasta es un alimento básico que se puede combinar con casi cualquier cosa, sólo  hay que echar imaginación. Carne, pescado, incluso fruta, son diferentes variantes que podemos utilizar. Dependiendo de en qué época del año estemos, apetece más una cosa que otra, porque en verano las ensaladas fresquitas apetecen más que, por ejemplo, una lasaña al horno (aunque yo me la como igual de a gusto).

No se dónde vi el plato, pero un día que hice albóndigas en salsa, me animé y añadí pasta. Aquí os dejo la receta.

Ingredientes para 4 personas:

20 albóndigas (yo cometo el pecado de comprarlas ya preparadas)
200 gr de pasta larga
1 lata grande de tomate triturado
1 cebolla
2 dientes de ajo
1/2 vaso de vino blanco
Aceite
Sal
Azúcar

Preparación:
1) Ponemos a hervir agua con sal para la pasta en una olla
2) En una sartén con aceite, a fuego medio, salteamos brevemente los ajos, con cuidado de que no se quemen, y añadimos la cebolla picada lo más fina posible. Añadimos una pizca de sal.
3) Cuando la cebolla se empiece a transparentar se añade la lata de tomate. El tomate debe cocinarse durante al menos 15 minutos. Hay que remover cada poco tiempo para que no se pegue en el fondo.
4) Se añade el vino blanco.
5) A los 10 minutos se prueba y se corrige de sal y de azúcar.
6) Se fríen las albóndigas en abundante aceite muy caliente y se reservan.
7) Cuando la salsa esté lista, se añaden las albóndigas y se dejan a fuego suave unos 5 minutos más, mientras escurrimos la pasta y la repartimos en los platos. 
8) Una vez está todo fuera del fuego, se reparten las albóndigas y la salsa por encima de la pasta, ¡y a la mesa!


¿Os gusta la receta? Espero que sí. Un saludo.

jueves, 30 de agosto de 2012

Helado de dulce de leche

¡Perdón, perdón, perdón!

Tengo esto abandonado, lo se, pero el verano es lo que tiene. Como prometí el otro día por twitter (para los que no me sigáis todavía, es @claucocinitas) y en Facebook, tengo varias recetas pendientes y aquí va una de ellas.

A mi el helado me gusta todo el año, no solo en verano. Por tanto no es tarde para que probéis esta receta, que es realmente deliciosa :) Este es uno de los sabores que más me gusta, tan "dulce" y cremoso. Los helados de dulce de leche que hay en el mercado están muy, muy buenos, y tenía miedo de que este me saliese fatal, pero la verdad es que superó todas mis expectativas. La receta la saqué de Las Recetas de Mamá.



Ingredientes para un tupper generoso:

300 ml de leche
300 ml de nata
3 yemas 
400 gr de dulce de leche

Preparación

1) Calentar la leche y la nata, juntas, a fuego lento.
2) Batir las yemas junto con el azúcar invertido y añadir a la mezcla anterior. Mantener a fuego lento.
3) Cuando la mezcla "tome cuerpo" añadir el dulce de leche y remover hasta que se disuelva. La mezcla debe ser líquida.
4) Dejar enfriar totalmente en la nevera, durante al menos 3 horas.
5) Si tenemos heladera, la ponemos en marcha y vamos vertiendo poco la mezcla. Este proceso se llama mantecar. En mi caso, a los 20 minutos la mezcla ya era helado, había aumentado su tamaño considerablemente y estaba mucho más espesa. Si no tenéis heladera, una vez este fría la mezcla la metéis en el congelador. Cada dos horas debe batirse para que se quede cremoso, con una batidora manual (o con un robot, supongo, si tenéis. No lo tengo muy claro, pero supongo que se puede). Por lo que he estado leyendo, debería batirse al menos 3 veces para que el helado quede bien.
6) Una vez mantecado el helado, dejar reposar en el congelador 2 horas para que madure.


¡Y ya está! Me pareció realmente sencillo de preparar, y muy bueno de degustar. Lo único que me falló fue el caramelo. Normalmente este helado es "dulce de leche con caramelo", solo que no es caramelo, es toffe. Y yo no me di cuenta hasta que lo probé con mi bote de caramelo normal. Así que tengo pendiente buscar, preparar, y enseñaros la receta del caramelo tipo toffe para rematar la receta. 

Por supuesto, si queréis, podéis añadir frutos secos, trozos de galleta... lo que queráis. En en caso de hacerlo con heladera, se haría en los últimos minutos de mantecado. En el caso de hacerlo manualmente, no sabría bien qué aconsejaros, pues la batidora seguramente desharía los tropezones. 

Espero que os haya gustado y que la hagáis en casa :)



martes, 10 de julio de 2012

Heladera (y receta de azúcar invertido)

¡Hola a todos y todas!

Como bien dice el título de la entrada de hoy... ¡ya tengo heladera, yupiiiiiiii! Porque no hay cosa que me chifle más que el helado. Da igual que sea invierno que verano, si en el congelador de mi casa hay helado, su vida será muy corta.

Como ya sabéis, hace poco que adquirimos una KitchenAid (KA para los amigos). Tiene un montón de accesorios que me encantaría tener, pero el que más me llamaba la atención era la heladera, así que la pedimos a la par que la KA. No es barata, pero tampoco me parece cara para el resultado que ofrece. Helados cremosos, sorbetes, granizados, y sabiendo en todo momento qué ingredientes estás usando. 

(La imagen no es mía, como dice la marca de agua, pero por si acaso, yo lo menciono. ¡No es mía, no es robada!)

Así que cuando llegó a casa, lo primero que hice fue meterla en el congelador, donde tenía que estar, al menos, 15 horas para funcionar correctamente. Esto es solo para la primera vez, para las siguientes, con 8 es suficiente. Por eso no tengo ¡ni una foto! la ansia de congelarla me superó. Después del trance, llegó la gran pregunta. ¿¡Y ahora qué helado hago?! Así que partí en busca de la receta perfecta, hasta que la encontré: dulce de leche.

Vale, bien, pero... ¿cómo se hace el helado? Yo no se tú, pero yo no tengo ni idea. El primer concepto con el que me topé fue con el de "azúcar invertido". Suena fatal, admitámoslo. Pero resulta que este azúcar es el que logra que los helados no se cristalicen, y queden taaaan cremosos. Es decir, que el azúcar invertido, es mi nuevo mejor amigo. Por eso os traigo la receta, que es muy, muy fácil y rápida de preparar:



Ingredientes

150 ml de agua
350 gr de azúcar
1 sobre blanco
1 sobre morado

Preparación

1) Poner el agua al fuego, y cuando llegue a los 50ºC añadir el azúcar
2) Cuando llegue a los 80ºC (lo podéis saber por el humo) añadir el sobre blanco
3) Quitar la cazuela del fuego y dejar enfriar hasta los 65ºC (un minuto o así) y añadir el sobre morado poco a poco
4) Dejar enfriar y guardar en un tarro limpio


¿Y qué es eso de "sobre blanco" y "sobre morado"? Pues son los sobre gasificantes de toda la vida, que aquí os enseño en la foto. Yo los he comprado en mercadona. El azúcar invertido se puede conservar durante muchos meses, siempre en un lugar "fresco y seco". Espero que esta receta os sirva. La receta del helado, próximamente ;)

La receta del azúcar invertido la he sacado de las recetas de mamá

miércoles, 4 de julio de 2012

Tarta de queso sin horno

¡Hola a todos y todas!

Lo primero que hice cuando mi chico me regaló la KitchenAid fue preguntarle qué quería que le preparase. Porque cocinar me encanta, pero me encanta más aún cocinar para los demás. Es una bonita sensación la de preparar algo, y que salga bonito y bueno. Se que no soy nada modesta, ¡pero me gusta tanto que me digan lo bien que me salen las cosas! Así que nada, la primera petición que me hizo fue tarta de queso.



En este caso la tarta que he preparado es de queso tipo filadelfia sin hornear. Es muy sencilla, y el resultado es espectacular. También es bastante versátil, porque el elemento de la mermelada (totalmente necesario) puede cambiar a gusto del consumidor, dando a la tarta matices muy diferentes. 

La receta original la he sacado de Recetas de rechupete aunque yo he hecho unos pequeños cambios a mi gusto. ¡Aquí os la dejo!


Ingredientes para 8-10 raciones

30 galletas tipo Galleta María
100 g de mantequilla sin sal
250 g de leche condensada
300 g de queso tipo filadelfia
10 g ó 6 láminas de gelatina neutra
200 ml de nata para montar
2-3 cucharadas soperas de azúcar para la nata 
250 ml de agua
Mermelada al gusto

Preparación
0) Guardar la nata en la nevera al menos una hora antes de montarla, y a ser posible, también el recipiente donde vamos a batirla. Evitará que baje la nata.
1) Triturar las galletas con la picadora o con un mortero.
2) Calentar la mantequilla al microondas. Cuando esté derretida, añadir a las galletas.
3) Colocar la mezcla de las galletas en el fondo de nuestro molde, chafando con una cuchara o con las manos (¡limpias!). Guardar en la nevera. 
4) Mezclar el queso y la leche condensada, y batir hasta que quede uniforme. Reservar.
5) En un bol poner el vaso de agua bastante caliente y las láminas de gelatina hasta que se disuelvan totalmente.
6) Montar la nata con las cucharadas de azúcar. Mucho cuidado con no pasarse, o haremos mantequilla.
7) Añadir a la mezcla del queso y la leche condensada la gelatina disuelta y batir suavemente hasta que se incorpore.
8) Añadir la nata a la mezcla con movimientos envolventes para que no baje. (Hasta que esto no ocurra, mejor guardarla en la nevera, que baja enseguida).
9) Sacamos de la nevera el molde y añadimos la mezcla. Guardar en la nevera varias horas, recomendable de un día para otro. 
10) Añadimos mermelada al gusto (de fresas, moras, frutas del bosque...), desmoldamos, y a disfrutar :)




Comentarios:
Yo esta receta la he hecho con la KitchenAid. Si tenéis algún robot, las indicaciones son las mismas: cuando digo batir, batimos en el vaso con la mariposa, cuando monto la nata, con las varillas... Lo único que hice "a mano" fue mezclar la nata con la mezcla, para que no bajase. Igualmente, si tenéis batidora manual, se puede hacer perfectamente.


¡Espero que os guste!

martes, 3 de julio de 2012

KitchenAid

¡Hola a todos y todas!

Se que ando un poco (y un mucho) desaparecida, pero por fin he terminado los exámenes, por fin he terminado la mudanza, y por fin tengo tiempo para actualizar. Hoy no traigo receta, os traigo las fotos de mi nuevo, adelantado, y maravilloso regalo de cumpleaños, una pedazo de KitchenAid que me ha regalado mi chico :)



Se trata de esta maravilla. Para los que no sepáis qué es, se trata de un robot de cocina que, como su propio nombre indica, nos ayuda en la cocina. El robot viene con unas varillas (gigantes), una pala mezcladora y un gancho amasador. Como veis, el diseño es precioso, o por lo menos a mi me lo parece. Hay muchos colores diferentes, pero el verde manzana me cautivó por completo. ¿Qué hace este cacharro? Se trata de una ayuda a la hora de mezclar, batir, amasar... no cocina, no tiene nada que ver con la Thermomix, y desde mi punto de vista está mucho más enfocada a la repostería que a la cocina tradicional. No es algo que te pueda ayuda a hacer unas lentejas, o un cocido, más bien algo que te mezcla la masa de un bizcocho para que tú solo tengas que meterlo en el horno.



Tiene un vaso de 4'8 litros de capacidad, lo cual es mucho, pero realmente es genial si tienes que hacer mucho de todo, porque además te sobra espacio para trabajar. No se vosotros, pero mis ensaladeras se quedaban ya bastante cortas a la hora de hacer postres grandes. Además, el vaso tiene un asa comodísima, y se enrosca en la base, lo cual evita desastres. El cabezal del robot es abatible para que se pueda quitar el vaso con facilidad. 


Para no quedarme corta, a la vez que compramos la maquinita, ¡compramos su heladera! Esta máquina tiene multitud de accesorios, desde la ya mencionada heladera, rallador, exprimidor, ensalchichador (accesorio que te permite hacer tus propias salchichas/longanizas), accesorio para hacer pasta, para raviolis, y muchos más. Pero yo quería la heladera. Todavía no la tengo en mi poder, cuando la tenga, prepararé otra entrada, prometido ;)


Y nada más que contaros, más que ya la he probado, ya he hecho una tarta, y lo más seguro es que mañana os enseñe el resultado.


¡Besos!

viernes, 8 de junio de 2012

Salmorejo


Me encanta preparar este plato en verano, no hay semana que no esté en mi nevera. A parte de ser fresco, es sencillo de preparar, y además nos gusta mucho. 


En casa lo solemos tomar como comida única, pues entre el pan que lleva, el jamón y el huevo duro, es suficiente. ¡Espero que os guste!

Ingredientes para 4-6 raciones
2 kilos de tomates maduros
1 barra de pan (del día anterior)
½  de vinagre de vino (del blanco)
150 ml de aceite de oliva
Un puñado de sal
2 dientes de ajo
1 huevo duro por cabeza
Tacos de jamón

Preparación
1) Se lavan los tomates y se quitan los pedúnculos
2) Se pelan y se cortan a trozos
3) Batir o triturar los tomates
4) Añadir el aceite, el vinagre, los dientes de ajo, y el pan
5) Batir otros 5 minutos
6) Pasar la sopa por un pasa puré para que quede muy fina (opcional)
7) Servir con taquitos de jamón y un huevo duro


Por supuesto, estas son mis indicaciones, pero podéis adaptar la receta como más os guste. Hay mucha gente a la que no le gusta tanto ajo en el salmorejo y con medio diente tiene suficiente... a nosotros es que nos gusta mucho :D Lo mismo pasa con el vinagre, o con el aceite. El pan, podéis usar el que queráis, blanco, integral, con semillas... sale rico de todas maneras. 
Recomiendo guardar el salmorejo un par de horas en la nevera antes de servir.

Ya sabéis que para cualquier duda o consulta estoy disponible en claucocinitas@gmail.com

Hasta pronto!

jueves, 5 de abril de 2012

Bizcocho de mantequilla

¡Hola a todos!

Se que he estado un poco ausente, pero lo voy a compensar a partir de ahora. Tal y como el título dice, esta receta es de un bizcocho. Es muy fácil de preparar, y muy económico también. Es el bizcocho perfecto para un desayuno o merienda, acompañándolo con café, infusión, chocolate... Me vais a perdonar que no tenga fotos, pero es que no tengo ni idea de dónde está mi cámara de fotos. ¿Y eso? ¡Ah, que no lo he dicho! Me he mudado de casa. Es por eso que he estado ausente, pero ya estoy asentada. Prometo hacerlo de nuevo dentro de poco y añadir las fotos.

Ingredientes para 10 raciones generosas
185 gr de mantequilla sin sal
400 gr de azúcar
325 gr de harina
185 gr de leche
1 sobre de levadura tipo Royal
2 cucharadas de extracto de vainilla (o de lo que queráis)
4 huevos medianos
1/2 cucharada de bicarbonato

1) Precalentar el horno a 160º
2) Poner los ingredientes, todos juntos, en un bol
3) Batir hasta que se blanquee la mezcla (unos dos minutos)
4) Engrasar el fondo del molde, o poner papel vegetal o de hornear
5) Hornear durante una hora aprox. a 160º

Datos de interés
El bizcocho me ha salido bastante grande, si queréis que os salga más pequeño, dividid las medidas entre dos. El aroma que he usado es de vainilla, pero podéis poner agua de azahar, ralladura de naranja o limón, extracto de coco... ¡acepta todos los sabores! Por supuesto, acepta también unas riquísimas nueces a trocitos, o piñones, o pasas... la próxima vez que lo haga (para la sesión de fotos) pienso añadirle algo, ya os contaré que tal.

Como veis, no puede ser más fácil. Espero que os guste ;)

jueves, 22 de marzo de 2012

Fideuà

¡Hola a todos!

La fideuà es uno de mis platos favoritos. Se trata de una mezcla de pasta muy corta (que se llama fideuà en sí misma) combinada con tropezones de pescado, cocinado a su vez en caldo de pescado.  Para mí se trata de un plato "para el buen tiempo". Ahora que la primavera llega, y los días son más largos, me apetece más preparar una rica fideuà los domingos a medio día.



Como todos los platos, éste tiene algunos secretos. En primer lugar, no existe fideuà sin ñora. La ñora no es un pimiento, no puedes sustituir una cosa por la otra. Se trata de una variedad de pimiento, de forma redonda y achaparrada, que se deja secar al sol. Su color es de un rojo muy oscuro y su sabor es muy característico. Es lo que le da la esencia a este plato. Yo la compro de la marca Carmencita en el carrefour, y en un paquete te vienen unas 10. Solo necesitamos una para toda una fideuà, a no ser que vayas a hacer una para, por ejemplo, 10 o 15 personas.

Otro secreto es el caldo de pescado. Confieso que yo no hago el caldo, lo compro preparado. Esto lo hago por varias razones. En primer lugar, el tiempo. Si tuviese que hacer el caldo también, probablemente no haría este plato. En segundo lugar, el pescado lo compro congelado. Mi madre compra el pescado fresco y se guarda los "restos" del pescado que le limpian. Espinas, cabezas... Cuando lo compras congelado esas cosas no te las guardan. Ahora mismo no os puedo proporcionar una receta de un caldo de pescado, porque no se hacerlo, pero si vosotros tenéis alguna, es totalmente válida. Yo el caldo que compro es el de mercadona y me da unos resultados excelentes.

Otro punto del que tengo que hablar es de la pasta. Por favor, por favor, por favor. Que a nadie se le ocurra hacer este plato con fideos. ¡Prohibido! ¡Este plato se hace con fideuà! He visto que hay gente que lo hace y es para mi tan hiriente como la gente que hace paella con carne y pescado, junto. Un sacrilegio. Lo único que tenéis que saber sobre los platos típicos de la Comunidad Valenciana es que son amarillos. Lo de la paella es una leyenda urbana, no existe. La gente se dedica a hacer arroz con cosas. Yo entre ellas. Pero usar fideos para una fideuà es como hacer una sopa con espaguetis. ¿A que no pega?



Ingredientes para 4 personas
1 ñora
2 dientes de ajo
1 tomate maduro rallado
Tropezones de pescado (yo usé rape, atún y calamar. Usad lo que queráis y os guste)
1 cubito de caldo de pescado
Perejil
Caldo de pescado (el doble de lo que ocupe la pasta en volumen)
350-400 gr de fideuà
1 cucharadita de colorante amarillo
Aceite
Sal

0) Mi paso "cero" es preparar los ingredientes para que no se forme un caos. Esto es, pelar los dos ajos, lavar el perejil, cortar el calamar en rodajas, y el pescado en tropezones de unos 2 o 3 cm. También peso la pasta, la mido, y mido el caldo.
1) Trocear la ñora con los dedos y quitarle las semillas.
2) Poner aceite a calentar en una paella o sartén grande. El aceite que pongamos ahora será el que usemos durante todo el proceso, no se añadirá más. Yo lo pongo a ojo. ¿Cuánto poner? Pues ni mucho ni poco. Teniendo en cuenta que no pondremos más, haced un cálculo.
3) Cuando el aceite esté caliente, poner a freír la ñora. Es muy importante que no se queme. Sabréis que está hecha por el olor. No tardará más de 30 segundos. ¡Vigilad bien!
4) Apartar la ñora a un mortero, y cuando se enfríe, majar bien junto con los dos ajos, el perejil, y sal. A esta mezcla la llamo "el sofrito" y es la clave para el sabor del plato.
5) En la misma sartén (o paella), colocar las rodajas de calamar hasta que empiecen a dorarse. Cuando estén doraditas, añadir el resto de los tropezones.
6) Una vez esté hecho el pescado, hacemos un "hueco" en la sartén y añadimos el sofrito. Le damos unas vueltas (no más de 10 segundos) y añadimos enseguida el tomate rallado. Esto es importante porque, si lo dejamos más tiempo, la ñora se puede quemar, ya que ya ha estado al fuego. El tomate evita esto.
7) Añadir el caldo de pescado y el cubito. Esperar a que hierva y rectificar la sal.
8) Cuando hierva, echar la pasta de forma uniforme por la sartén y esperar a que se consuma el caldo.
9) ¡A la mesa!

En casa este plato lo servimos siempre con alioli. Como a mi se me corta siempre, lo compro preparado. De todos modos os dejo la receta por si a vosotros os quiere más la batidora que a mí la mía ;)

Alioli
1 huevo a temperatura ambiente
Los dientes de ajo que queramos
Sal
Aceite
El zumo de medio limón colado

Poner en un vaso de batir el huevo, los ajos a pedacitos pequeños, un pellizo de sal, el zumo del limón, y el aceite que queramos. Batir a velocidad media baja. La cantidad de alioli que sale es la misma que la cantidad de aceite que habéis puesto. ¡Cuidado con el ajo, que pica!

Espero que probéis a hacerla en casa. Si tenéis alguna duda, ¡preguntadme! Os contestaré encantada.

martes, 13 de marzo de 2012

Mi peor pesadilla: las tallas

¡¿Pero esto no era un blog de cocina?! ¡Pues sí, lo es! Pero también es un blog donde puedo quejarme de las cosas que no me gustan. Y hoy me quiero quejar de las tallas.

Es obvio que nuestra alimentación repercute directamente sobre nuestro peso. En mi caso, por ejemplo, mi cuerpo "nota" cuando me paso. Me cuesta mucho más adelgazar que engordar. ¡Vaya! Yo ya tengo aprobao el examen de engordar. No siempre fue así, cuando era una adolescente estaba, a mi parecer, muy delgada. Usaba una talla 38 y nunca tenía problemas para comprarme ropa. Todos los trapitos del mundo me venían buenos, y me quedaban de maravilla. Un día mi metabolismo empezó a cambiar, y en consecuencia mi cuerpo también lo hizo. 

¿Y qué pasa? Pasa que la sociedad me tenía como una, digamos, tia buena, delgada, alta, pelo así, o asá, y de pronto la etiqueta cambió. Y empezó a costarme encontrar ropa de mi talla. Algo que me parece totalmente absurdo. Porque, si alguien tiene duda, ni peso 120 kilos, ni tengo 80 años. No debería costarme en absoluto encontrar tallas de ropa. Pero vamos a lo que vamos. ¿Porqué me cuesta encontrar talla? Tengo 23 años. Soy bastante alta. Conforme los años pasan soy más "bastante" y menos "muy", puesto que la media va subiendo. El tema es que todo el mundo se empeña en decirme que, dado que soy "tan" alta (1.81 cm), soy GRANDE. Y ese adjetivo me parece odioso. "No, es que tu eres grande". Parece que me llamen ballena, sinceramente. Y lo cierto es que mi IMC es totalmente normal. Para tenerlo perfecto, me sobran apenas 4 kilos. Pero no hay tallas para mí.

Por supuesto, estamos hablando de tiendas "actuales". Básicamente, INDITEX. Todas sus tiendas tienen unas tallas muy, pero que muy limitadas. Creo que nunca he visto nada más allá de la 42, y es mucho decir. Lo que si que veo son tallas 32. Y dejadme que os diga una cosa. Me ofende MUCHO. ¿Qué demonios es una talla 32? ¡¿QUÉ?! Niñas (porque si son adultas, ya me da algo) con esa talla, ¡tenéis un problema! A mi me llamaban fideo de jovencita, y usaba una 38... vosotras que sois? Y lo que más me pregunto, ¿qué coméis? ¿os alimentáis, o es una leyenda urbana?

Porque entiendo que esta sociedad, con perdón, de mierda, nos empuja a perder peso. Anuncios con chicas muy delgadas, preciosas, peinadas perfectas, maquilladas, vestidas con los mejores trapitos. Anuncios de pastillas para adelgazar, de cremas anticelulíticas, de cereales para hacer dieta. Y cuando se acerca el verano, todo el mundo, hasta en la tele, animándonos para ponernos guapa y lucir palmito con bikini nuevo. ¡Pues me niego! ¡Me parece insultante! Porque yo he hecho dieta. La palabra dieta no es más que el hábito alimenticio que cada uno tiene. Y yo como muy bien. Fruta, verdura, carne, pescado, hortalizas, y dulces. Y mi cuerpo no quiere bajar, se queda como está. ¿Y sabéis qué? Me da igual. No me pienso avergonzar de mi misma. Ni voy a sentir remordimientos por comer algo que "está prohibido". Voy a seguir comiendo lo que me apetezca, y cuando necesite comprarme ropa, iré a comercios que no son discotecas, donde hay ropa de mi talla, y donde no tengo que sentirme gorda.

Y hasta aquí la reivindicación de hoy. ¡Vivan las curvas!

sábado, 3 de marzo de 2012

Cupcakes de vainilla y buttercream

¡Hola a todos!

Siento mucho la tardanza, pero no he podido preparar antes este post. Como el título indica, en este post voy a explicar cómo preparo estas facilísimas y buenísimas cupcakes.Estas cupcakes las preparé para el cumpleaños de mi madre, que vino a verme en esa fecha a Jerez, y fueron todo un acierto. Se trata de las cupcakes más fáciles que hay, sin misterio alguno. Yo, que soy un poco perfeccionista en lo referente a la cocina, no pude evitar comprar un set parisino para la ocasión. Se trata de este set:

¡Una monería! En cuanto lo vi me enamoré. Este set, y el resto de cosas que utilicé para elaborar las cupcakes y el buttercream lo compré en http://shop.mylovelyfood.com/ y no tuve ningún problema. Todo lo contrario, Ingrid, que es la chica que lleva la página, fue muy amable conmigo, y ¡hasta me regaló unos sprinkles como detallito! La recomiendo mucho :). Además, cosa importantísima, los precios están muy bien, son muy asumibles y creo que la relación calidad-precio es la adecuada.

Pero en fin, volviendo a los cupcakes. ¿Qué necesité para prepararlos? En este caso, usé una bandeja de 12 huecos para preparar muffins o cupcakes, 12 papelitos parisinos, 12 palitos decorados, la masa, el buttercream, y los diferentes sprinkles. Por si acaso pensáis, "sí, sí, pero, ¿qué carajo son los sprinkles esos?". Pues se trata, sencillamente, de las "cositas" que he puesto encima del buttercream. Bolitas de colores, fideos de colores, azúcar brillante, estrellas... cosas que están al alcance de cualquiera. La mayoría de ellos los he comprado en carrefour o hipercor, porque hay mucha variedad. No puedo confirmar su existencia en otros establecimientos. Ingrid tiene también en su tienda mucha variedad, pero en esta ocasión no compré de la tienda ningunos. Si queréis hacer unas rosas como las mías, necesitáis una boquilla 1M de Wilton, y mangas pasteleras. Yo las uso desechables, son muy cómodas :)



Ingredientes para 12 cupcakes:
150 gr de harina
2 cucharadas pequeñas de levadura
150 gr de azúcar
150 gr de mantequilla
2 huevos
2 cucharadas de leche
2 cucharadas pequeñas de extracto de vainilla

1) Precalentar el horno a 160ºC. 
2) En un bol (si como yo, tenéis batidora manual, y no robot), mezclar la mantequilla con el azúcar. Tiene que ser mantequilla sin sal. No vale otra cosa. Si ponéis margarina, NO os saldrán como a mi.
3) Añadir a la mezcla los huevos ligeramente batidos con el extracto de vainilla, y mezclar.
4) Añadir la harina con la levadura. Yo siempre tamizo la harina, manías mías. Lo podéis hacer con un colador de arroz, o no hacerlo.
5) En este punto, quizás se os haya secado un poco la masa, así que podéis poner la leche. Puede que con una cucharada vaya bien, o necesitéis tres. Tenéis que verlo vosotros. Pero es importante que no quede especialmente líquida. Es para "ayudar".
6) Hornear durante unos 20-25 minutos. 

Cuando acaban de hornearse, y si habéis usado molde, quitarlas rápidamente y dejadlas enfriar. No podemos poner buttercream por encima si no están frías (¡o se derretirá!)

Ingredientes de buttercream para 12 cupcakes:
250 gr de mantequilla 
350 gr de azúcar glas
1 cucharadita de extracto de vainilla
6 cucharadas de leche

1) Mezclar todos los ingredientes, excepto el azúcar, y batir.
2) Añadir poco a poco el azúcar, tamizado, y integrarlo a la mezcla.
3) Una vez integrado todo, seguir batiendo unos minutos.

Unos cuantos consejos: yo usé colorante para el buttercream. No, no sale así de amarillo por arte de magia. Sinceramente, no se qué momento es el más adecuado para añadirlo. Yo lo hice al final, y batí para que se repartiese bien. Otra cosa. IMPRESCINDIBLE tamizar el azúcar. Tiene que estar fino para que no se atasque en la manga pastelera. La mantequilla, de nuevo, debe ser mantequilla. La marca da igual. Pero que sea mantequilla sin sal. Si no, esto no pasará: 

Pero, ¿¡como puedo hacer yo esa rosa?! Pues la verdad es que es muy fácil. Para mí fue la primera vez, y mirad! Se trata de ir desde el centro hacia fuera. Y ya está. Despacio, intentando repartir de forma uniforme el buttercream. Si puedo, haré un video explicándolo. 
Por cierto, que no se me olvide. Yo no me he inventado estas recetas, las he sacado del blog de Alma, http://www.objetivocupcake.com/. Es una maestra de las cupcakes, tiene muchos consejos y recetas que me han ayudado mucho. 
¡Espero que os guste mi receta! ¡Novedades pronto!

lunes, 20 de febrero de 2012

Muffins de vainilla (y consejos de los míos)

¡Hola a todos!

Como el título indica, esta entrada está dedicada a los muffins de vainilla que hice el fin de semana. Pero antes de pasar a la receta, quería comentaros unas cosas que he estado pensando.

¿Cuál es el motivo real por el que he abierto este blog? Para mí, el motivo, es en primer lugar, aprender a cocinar, y mejorar las técnicas que tengo ya aprendidas. También es importante para mí, tener una rutina sana en mi vida, no sólo a la hora de comer, si no a la hora de cocinar, o con respecto a la limpieza. Gira todo en un mismo punto: yo. Al ser yo la que cocino, yo tengo que saber qué compro, cómo uso los alimentos, cómo limpio la cocina, y cómo como. Porque, cuando empecé a cocinar "un poco en serio", me obsesionaba mucho hacer todo como en la receta ponía. Pues bien, voy a daros un consejo, que ojalá me lo hubiesen dado a mi: no importa un pimiento.

Mi definición de receta, que me voy a sacar "de los dedos" ahora mismo, es la siguiente: Conjunto de consejos escritos acerca de cómo convertir unos alimentos crudos en algo cocinado, de la manera que sea. Y ya está. Y de la manera que sea, puede ser en la sartén, en la olla, en el micro... como sea, no importa. Y tampoco importa que cambiéis el azúcar normal por azúcar moreno, o que en vez de 3 patatas, uséis una sola, o que no le pongas champiñones porque no os gustan. Las recetas son una orientación. Y yo nunca os diré "poned 3 gramos de sal, y 8 gramos de aceite". Esas cosas están prohibidas aquí. Me valen los chorritos, y como muuuuy mucho, las cucharadas. Y la sal, bueno, ese es otro tema... Porque, ¿y si os gustan las cosas, más bien sosas? Y resulta que a mí, ¡me gustan saladas! Pues entonces le ponéis los pellizcos que queráis.

En fin, no quiero ser muy rollera, pero quiero transmitiros esto: cocinar es muy fácil. Entiendo que haya gente a la que no le gusta meterse en la cocina. Yo cuando entro, hago mil cosas a la vez. Porque estoy cortando, fregando, cocinando, estoy atenta al tiempo... pero no es difícil. Ni si quiera es trabajoso. Y la mayoría de mis recetas, y hablo muy en serio, son del tipo "pon todos los ingredientes juntos, y espera a que estén cocinados". ¡Pedazo de receta! ¡De esas todos los días! Así que os animo a todos a que os metáis en la cocina, y demostréis lo fácil que es :) Y ahora...



Para 12 muffins de vainilla
175 gr de harina normal
175 gr de azúcar normal
1 sobre de levadura tipo Royal
2 huevos
175 gr de leche
2 cucharaditas de extracto de vainilla
150 gr de mantequilla derretida

Ponemos el horno a precalentar a 180º. Por un lado, mezclamos todos los ingredientes secos (harina + azúcar + levadura) y por otro todos los ingredientes húmedos (huevos + leche + mantequilla + extracto). Añadimos los ingredientes húmedos a los secos, mezclamos, y ponemos en los papelitos. En este caso, yo he usado papeles normales dentro de un molde de muffins. No es necesario tal molde. Si no tenéis extracto de vainilla, o simplemente no le queréis poner, no pasa nada de nada. Podéis usar de coco, o de azahar, de naranja... ¡todo vale! Esta receta es muy versátil en ese sentido, porque te puedes sacar de la manga muffins de sabores diversos. Llenáis los papelitos por un poco más de la mitad, y los horneáis unos 20 minutos. Cada horno es un mundo, así que vigilad que no estén crudos, o que no se os quemen. El truco del palillo es infalible.

¡Y ya está! Os saldrán unas muffins tan monas como las mías. Me encantará que probéis la receta, y me gustará más aún si me escribís contándome qué tal os ha ido. Un beso enorme a todos.




sábado, 18 de febrero de 2012

Favoritos I


¡Hola a todos!

Dentro de todos mis platos favoritos, tengo muchos tipos. Es para mí muy fácil, pero terriblemente difícil, escoger mis platos favoritos, ¡porque me gusta todo! Pero sin duda hay platos que sobresalen más que otros.
Cuando hablo de platos favoritos tengo que añadir ciertos datos. Hay platos que me encantan para comer, otros, para cocinar, y otros, para cuando salgo por ahí. Una ensaladilla nunca me sabe tan buena como fuera de casa. Pero la paella, ¡por ahí ni loca! Tiene que ser en un sitio que conozca muy bien. Hay platos que me dan más pereza que otros, supongo que como a todo el mundo. Y hoy va la lista de esos platos que me encanta comer, aunque no sean los que más disfruto cocinando.

El alioli: Salsa estrella donde las haya, es muy típica en mi tierra. Me da mucha rabia porque esta salsa se me corta siempre, no logro hacerla bien. He probado todos los trucos. El huevo a temperatura ambiente, usar solo claras, quitar el grillón a los ajos, poner aceite poco a poco, y todo el conjunto, pero se me resiste. Espero que no por mucho tiempo.
El ‘pescaíto frito’: ¡Como he vivido sin esto tanto tiempo! El pescaíto de la que ya es mi tierra, es una de las mayores delicias del mundo entero. Siendo fresco el pescado, me da igual el que sea, pues todos están muy, pero que muy buenos. El que más me gusta, el cazón en adobo, y el choquito frito.
La ensalada: Clásico donde los haya, este plato me gusta mucho, sobre todo cuando hace calorcito. Indispensable que contenga tomate y cebolla tierna.
El helado: Creo que no hay dulce comparable a este. No es que sea mi favorito, esa pelea es muy grande, pero es el que sin duda podría comer todos los días sin hartarme. Exceptuando el de chocolate, que no me gusta mucho (¡de verdad!), disfruto con muchos sabores. El que nunca me cansa es el de dulce de leche con muuuuucho caramelo.
La pasta: En casi todas sus extensiones, ya sean sopas, ensaladas, o platos propiamiente dichos, la pasta me super encanta. La preparo desde muy sencilla, hasta muy complicada. Últimamente tengo mucho antojo de spaguetis con albóndigas, pero es que el plato es una pasada, muy gorda. Me gusta mucho la carbonara, y la bolognesa – los grandes clásicos – pero me la como igual de a gusto con tomate, cebolla y salchichas. Siempre hay algo en casa a mano para poder hacer un plato de pasta.
La sopa de fideos con tomate: Este plato es muy nuevo para mí, pero disfruto una barbaridad comiéndolo. Se trata de una sopa muy sencilla, compuesta por fideos gordos, tomate, y gambas. Riquísima.
Las pelotas del puchero: ¿Lo qué? Básicamente, una pelotas de carne gigantes (o no tanto) con muchos ingredientes, que se sirven con sopita amarilla de fideos. Manjar entre los manjares. Obligatorio en navidad.
La carne de cordero: Esta es una carne que me gusta mucho, mucho. Tiene un sabor especial, que me gusta tanto por ejemplo al horno con hierbas sin más, o en guiso, o de cualquier forma. No se me hace nada pesada, ni fibrosa, creo que es muy jugosa y con un sabor increíble. Hay mucha gente a la que no le gusta pero para mí es un lujazo de carne.

Por ahora me quedo con estos favoritos :) Tras el chasco que tuve hoy con las lentejas (¡sigueme en twitter si quieres enterarte de todo!), mañana tengo pensado preparar unos muffins y una lasaña que me gustaría mucho compartir con vosotros. ¡Buenas noches!

martes, 14 de febrero de 2012

¡Bienvenidos a mi blog!


¡Hola a todos!

Me llamo Claudia y este es mi blog. Tras pensarlo mucho durante un tiempo, he decidido abrir un blog sobre una de las mayores pasiones de mi vida: la cocina. Tanto la cocina "tradicional", como la repostería, me gustan mucho, y disfruto mucho en la cocina. Cocinar es una forma de evadirme del estrés, por lo que me 'obligo' un poco a meterme en la cocina.

El objetivo de este blog es compartir recetas con todos vosotros, y también llevar a cabo un diario sobre lo que cocino. La verdad es que, si no fuese por el blog, no llevaría ningún tipo de anotación, ni por supuesto fotos, de lo que cocino. Las recetas que me invento, o improviso, no están plasmadas en ningún sitio. Este blog será una excusa para que sí que estén recopiladas.

Entre mis platos favoritos están las ensaladas, los arroces, las pastas... soy muy carnívora, me encanta la carne de casi todas las maneras, pese a que también soy una gran amante de los pescados. Mi fruta favorita creo que es la picota. Me encantan las cerezas, las fresas, los plátanos y las ciruelas. Pese a todo, confieso que no como toda la fruta que debería. También preparo muchas verduras, rehogadas, al vapor, hervidas, a la plancha... cualquier manera es buena para disfrutar de unas verduras frescas. Ahora, la parte importante. ¡Los postres! El dulce es mi total y absoluta perdición. Soy muy golosa, me encanta el azúcar, y siempre que tengo ocasión preparo alguna cosa. Las magdalenas, las cupcakes, y los muffins (todas diferentes entre sí) me gustan mucho, sobretodo por la gran variedad de sabores que permiten. Los bizcochos y las galletas también están entre mi repertorio de caseros. Me encantan, aunque (todavía) no se prepararlas, las natillas, los flanes, los helados, los profiteroles... básicamente, el dulce.

Poco más me queda por contar! Me podéis preguntar lo que queráis, aquí o en el e-mail claucocinitas@gmail.com

¡Hasta la próxima entrada!