lunes, 20 de febrero de 2012

Muffins de vainilla (y consejos de los míos)

¡Hola a todos!

Como el título indica, esta entrada está dedicada a los muffins de vainilla que hice el fin de semana. Pero antes de pasar a la receta, quería comentaros unas cosas que he estado pensando.

¿Cuál es el motivo real por el que he abierto este blog? Para mí, el motivo, es en primer lugar, aprender a cocinar, y mejorar las técnicas que tengo ya aprendidas. También es importante para mí, tener una rutina sana en mi vida, no sólo a la hora de comer, si no a la hora de cocinar, o con respecto a la limpieza. Gira todo en un mismo punto: yo. Al ser yo la que cocino, yo tengo que saber qué compro, cómo uso los alimentos, cómo limpio la cocina, y cómo como. Porque, cuando empecé a cocinar "un poco en serio", me obsesionaba mucho hacer todo como en la receta ponía. Pues bien, voy a daros un consejo, que ojalá me lo hubiesen dado a mi: no importa un pimiento.

Mi definición de receta, que me voy a sacar "de los dedos" ahora mismo, es la siguiente: Conjunto de consejos escritos acerca de cómo convertir unos alimentos crudos en algo cocinado, de la manera que sea. Y ya está. Y de la manera que sea, puede ser en la sartén, en la olla, en el micro... como sea, no importa. Y tampoco importa que cambiéis el azúcar normal por azúcar moreno, o que en vez de 3 patatas, uséis una sola, o que no le pongas champiñones porque no os gustan. Las recetas son una orientación. Y yo nunca os diré "poned 3 gramos de sal, y 8 gramos de aceite". Esas cosas están prohibidas aquí. Me valen los chorritos, y como muuuuy mucho, las cucharadas. Y la sal, bueno, ese es otro tema... Porque, ¿y si os gustan las cosas, más bien sosas? Y resulta que a mí, ¡me gustan saladas! Pues entonces le ponéis los pellizcos que queráis.

En fin, no quiero ser muy rollera, pero quiero transmitiros esto: cocinar es muy fácil. Entiendo que haya gente a la que no le gusta meterse en la cocina. Yo cuando entro, hago mil cosas a la vez. Porque estoy cortando, fregando, cocinando, estoy atenta al tiempo... pero no es difícil. Ni si quiera es trabajoso. Y la mayoría de mis recetas, y hablo muy en serio, son del tipo "pon todos los ingredientes juntos, y espera a que estén cocinados". ¡Pedazo de receta! ¡De esas todos los días! Así que os animo a todos a que os metáis en la cocina, y demostréis lo fácil que es :) Y ahora...



Para 12 muffins de vainilla
175 gr de harina normal
175 gr de azúcar normal
1 sobre de levadura tipo Royal
2 huevos
175 gr de leche
2 cucharaditas de extracto de vainilla
150 gr de mantequilla derretida

Ponemos el horno a precalentar a 180º. Por un lado, mezclamos todos los ingredientes secos (harina + azúcar + levadura) y por otro todos los ingredientes húmedos (huevos + leche + mantequilla + extracto). Añadimos los ingredientes húmedos a los secos, mezclamos, y ponemos en los papelitos. En este caso, yo he usado papeles normales dentro de un molde de muffins. No es necesario tal molde. Si no tenéis extracto de vainilla, o simplemente no le queréis poner, no pasa nada de nada. Podéis usar de coco, o de azahar, de naranja... ¡todo vale! Esta receta es muy versátil en ese sentido, porque te puedes sacar de la manga muffins de sabores diversos. Llenáis los papelitos por un poco más de la mitad, y los horneáis unos 20 minutos. Cada horno es un mundo, así que vigilad que no estén crudos, o que no se os quemen. El truco del palillo es infalible.

¡Y ya está! Os saldrán unas muffins tan monas como las mías. Me encantará que probéis la receta, y me gustará más aún si me escribís contándome qué tal os ha ido. Un beso enorme a todos.




sábado, 18 de febrero de 2012

Favoritos I


¡Hola a todos!

Dentro de todos mis platos favoritos, tengo muchos tipos. Es para mí muy fácil, pero terriblemente difícil, escoger mis platos favoritos, ¡porque me gusta todo! Pero sin duda hay platos que sobresalen más que otros.
Cuando hablo de platos favoritos tengo que añadir ciertos datos. Hay platos que me encantan para comer, otros, para cocinar, y otros, para cuando salgo por ahí. Una ensaladilla nunca me sabe tan buena como fuera de casa. Pero la paella, ¡por ahí ni loca! Tiene que ser en un sitio que conozca muy bien. Hay platos que me dan más pereza que otros, supongo que como a todo el mundo. Y hoy va la lista de esos platos que me encanta comer, aunque no sean los que más disfruto cocinando.

El alioli: Salsa estrella donde las haya, es muy típica en mi tierra. Me da mucha rabia porque esta salsa se me corta siempre, no logro hacerla bien. He probado todos los trucos. El huevo a temperatura ambiente, usar solo claras, quitar el grillón a los ajos, poner aceite poco a poco, y todo el conjunto, pero se me resiste. Espero que no por mucho tiempo.
El ‘pescaíto frito’: ¡Como he vivido sin esto tanto tiempo! El pescaíto de la que ya es mi tierra, es una de las mayores delicias del mundo entero. Siendo fresco el pescado, me da igual el que sea, pues todos están muy, pero que muy buenos. El que más me gusta, el cazón en adobo, y el choquito frito.
La ensalada: Clásico donde los haya, este plato me gusta mucho, sobre todo cuando hace calorcito. Indispensable que contenga tomate y cebolla tierna.
El helado: Creo que no hay dulce comparable a este. No es que sea mi favorito, esa pelea es muy grande, pero es el que sin duda podría comer todos los días sin hartarme. Exceptuando el de chocolate, que no me gusta mucho (¡de verdad!), disfruto con muchos sabores. El que nunca me cansa es el de dulce de leche con muuuuucho caramelo.
La pasta: En casi todas sus extensiones, ya sean sopas, ensaladas, o platos propiamiente dichos, la pasta me super encanta. La preparo desde muy sencilla, hasta muy complicada. Últimamente tengo mucho antojo de spaguetis con albóndigas, pero es que el plato es una pasada, muy gorda. Me gusta mucho la carbonara, y la bolognesa – los grandes clásicos – pero me la como igual de a gusto con tomate, cebolla y salchichas. Siempre hay algo en casa a mano para poder hacer un plato de pasta.
La sopa de fideos con tomate: Este plato es muy nuevo para mí, pero disfruto una barbaridad comiéndolo. Se trata de una sopa muy sencilla, compuesta por fideos gordos, tomate, y gambas. Riquísima.
Las pelotas del puchero: ¿Lo qué? Básicamente, una pelotas de carne gigantes (o no tanto) con muchos ingredientes, que se sirven con sopita amarilla de fideos. Manjar entre los manjares. Obligatorio en navidad.
La carne de cordero: Esta es una carne que me gusta mucho, mucho. Tiene un sabor especial, que me gusta tanto por ejemplo al horno con hierbas sin más, o en guiso, o de cualquier forma. No se me hace nada pesada, ni fibrosa, creo que es muy jugosa y con un sabor increíble. Hay mucha gente a la que no le gusta pero para mí es un lujazo de carne.

Por ahora me quedo con estos favoritos :) Tras el chasco que tuve hoy con las lentejas (¡sigueme en twitter si quieres enterarte de todo!), mañana tengo pensado preparar unos muffins y una lasaña que me gustaría mucho compartir con vosotros. ¡Buenas noches!

martes, 14 de febrero de 2012

¡Bienvenidos a mi blog!


¡Hola a todos!

Me llamo Claudia y este es mi blog. Tras pensarlo mucho durante un tiempo, he decidido abrir un blog sobre una de las mayores pasiones de mi vida: la cocina. Tanto la cocina "tradicional", como la repostería, me gustan mucho, y disfruto mucho en la cocina. Cocinar es una forma de evadirme del estrés, por lo que me 'obligo' un poco a meterme en la cocina.

El objetivo de este blog es compartir recetas con todos vosotros, y también llevar a cabo un diario sobre lo que cocino. La verdad es que, si no fuese por el blog, no llevaría ningún tipo de anotación, ni por supuesto fotos, de lo que cocino. Las recetas que me invento, o improviso, no están plasmadas en ningún sitio. Este blog será una excusa para que sí que estén recopiladas.

Entre mis platos favoritos están las ensaladas, los arroces, las pastas... soy muy carnívora, me encanta la carne de casi todas las maneras, pese a que también soy una gran amante de los pescados. Mi fruta favorita creo que es la picota. Me encantan las cerezas, las fresas, los plátanos y las ciruelas. Pese a todo, confieso que no como toda la fruta que debería. También preparo muchas verduras, rehogadas, al vapor, hervidas, a la plancha... cualquier manera es buena para disfrutar de unas verduras frescas. Ahora, la parte importante. ¡Los postres! El dulce es mi total y absoluta perdición. Soy muy golosa, me encanta el azúcar, y siempre que tengo ocasión preparo alguna cosa. Las magdalenas, las cupcakes, y los muffins (todas diferentes entre sí) me gustan mucho, sobretodo por la gran variedad de sabores que permiten. Los bizcochos y las galletas también están entre mi repertorio de caseros. Me encantan, aunque (todavía) no se prepararlas, las natillas, los flanes, los helados, los profiteroles... básicamente, el dulce.

Poco más me queda por contar! Me podéis preguntar lo que queráis, aquí o en el e-mail claucocinitas@gmail.com

¡Hasta la próxima entrada!