miércoles, 12 de septiembre de 2012

Espaguetis con albóndigas

¡Oh dios mío!

Qué perfección en un plato tan poco perfecto como lo es este. Poco perfecto porque es un plato realmente sencillo, desde mi punto de vista, pero tremendamente llamativo y muy rico.


La pasta es un alimento básico que se puede combinar con casi cualquier cosa, sólo  hay que echar imaginación. Carne, pescado, incluso fruta, son diferentes variantes que podemos utilizar. Dependiendo de en qué época del año estemos, apetece más una cosa que otra, porque en verano las ensaladas fresquitas apetecen más que, por ejemplo, una lasaña al horno (aunque yo me la como igual de a gusto).

No se dónde vi el plato, pero un día que hice albóndigas en salsa, me animé y añadí pasta. Aquí os dejo la receta.

Ingredientes para 4 personas:

20 albóndigas (yo cometo el pecado de comprarlas ya preparadas)
200 gr de pasta larga
1 lata grande de tomate triturado
1 cebolla
2 dientes de ajo
1/2 vaso de vino blanco
Aceite
Sal
Azúcar

Preparación:
1) Ponemos a hervir agua con sal para la pasta en una olla
2) En una sartén con aceite, a fuego medio, salteamos brevemente los ajos, con cuidado de que no se quemen, y añadimos la cebolla picada lo más fina posible. Añadimos una pizca de sal.
3) Cuando la cebolla se empiece a transparentar se añade la lata de tomate. El tomate debe cocinarse durante al menos 15 minutos. Hay que remover cada poco tiempo para que no se pegue en el fondo.
4) Se añade el vino blanco.
5) A los 10 minutos se prueba y se corrige de sal y de azúcar.
6) Se fríen las albóndigas en abundante aceite muy caliente y se reservan.
7) Cuando la salsa esté lista, se añaden las albóndigas y se dejan a fuego suave unos 5 minutos más, mientras escurrimos la pasta y la repartimos en los platos. 
8) Una vez está todo fuera del fuego, se reparten las albóndigas y la salsa por encima de la pasta, ¡y a la mesa!


¿Os gusta la receta? Espero que sí. Un saludo.